Solicita tu cita gratuita








    ObesidadCirugíaMedicina estética







    NoSi

    Disponible para financiaciones superiores a 1.000€








    PROTECCIÓN DE DATOS DE CARÁCTER PERSONAL. Responsable del tratamiento: INSTITUTO OBES ALICANTE S.L. Finalidades o usos de los datos: Gestión de las solicitudes de información que se realizan a través de la página web o el correo electrónico. Legitimación: En base a las medidas precontractuales de envío de información que nos solicita así como su consentimiento que nos otorga al marcar la casilla check conforme al Artículo 6.1 a y b) del RGPD. Destinatarios de los datos: No existe ninguna cesión de datos prevista, salvo obligación legal. Derechos: Podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y retirada de consentimiento de sus datos personales en la dirección de correo electrónico. En las políticas de privacidad de la página web podrá ampliar está información.


    He leído y acepto la Política de privacidad


    Image module
    delimiter image

    Unidad de obesidad

    Balón intragástrico

    Este método consiste en conseguir la sensación de saciedad mediante la introducción en el estómago de un globo de silicona. 

    Seguimiento nutricional, psicológico y deportivo

    Semanal durante 2 años
    delimiter image

    Solicita
    tu cita
    gratuita

    En BS Medical trabajamos para ofrecerte los mejores tratamientos avalados por la mejor tecnología del mercado.










      NoSi

      Disponible para financiaciones superiores a 1.000€








      PROTECCIÓN DE DATOS DE CARÁCTER PERSONAL. Responsable del tratamiento: INSTITUTO OBES ALICANTE S.L. Finalidades o usos de los datos: Gestión de las solicitudes de información que se realizan a través de la página web o el correo electrónico. Legitimación: En base a las medidas precontractuales de envío de información que nos solicita así como su consentimiento que nos otorga al marcar la casilla check conforme al Artículo 6.1 a y b) del RGPD. Destinatarios de los datos: No existe ninguna cesión de datos prevista, salvo obligación legal. Derechos: Podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y retirada de consentimiento de sus datos personales en la dirección de correo electrónico. En las políticas de privacidad de la página web podrá ampliar está información.


      He leído y acepto la Política de privacidad


      Image module
      • Primera cita médica gratuita 
      • Financiación hasta 60 meses 
      • Cirujanos especializados en Obesidad con más de 20 años de experiencia 
      • Atención al paciente 24h los 365 días del año
      • Más de 6.000 pacientes atendidos 
      • Seguimiento SEMANAL durante 2 años: nutricional, psicológico y deportivo 
      • Reversible, se puede detener el tratamiento cuando se desee 
      • Sin suturas ni incisiones. Menos invasivo que una cirugía 
      • Mayor sensación de saciedad 
      • Total seguridad para el paciente, no hay riesgo 
      • Pérdida de peso entre 10 y 50 kg, media 23 kg 
      • Tiempo aproximado de la intervención: 20 minutos Aprox. 
      • Tipo de Anestesia: local y sedación 
      • Tiempo de Hospitalización: no necesaria 
      • Recuperación laboral y social: Vida normal en 48h máx. 
      • Teléfono de Urgencias para el paciente disponible 24h 

      La colocación de un balón gástrico es un tratamiento sencillo que no requiere hospitalización. Se trata de un globo de silicona que se introduce vacío en el estómago por vía endoscópica, o también lo podemos encontrar de tipo ingerible con una sedación leve. Una vez colocado en el estómago, éste se rellena con una solución líquida salina que es lo que lo hincha y le da su volumen. 

      El objetivo es crear sensación de saciedad, debido al espacio ocupado por el balón. Esta saciedad hace que el paciente sienta que necesita menos alimentos que ingerir en cada comida para sentirse lleno, facilitándole adoptar hábitos saludables en su vida diaria que constituyan una base para lograr el éxito a largo plazo. 

       Hay dos tipos de balones intragástricos: 

      – Balón intragástrico ingerible, que se introduce vacío en el estómago mediante la ingesta de una cápsula. 

      – Balón intragástrico endoscópico, que se introduce vacío en el estómago por vía endoscópica con una sedación leve. 

      El balón intragástrico está recomendado para: 

      • Personas con un IMC entre 30 y 40, con una obesidad moderada, que hayan probado antes métodos no intervencionistas (sin haber pasado por ejemplo por una cirugía de estómago). 
      • Personas que deseen mejorar su salud por sobrepeso u obesidad 
      • Personas que tengan problemas de salud a causa del sobrepeso u obesidad: Diabetes, cardiopatías, hipertensión, síndrome de apnea obstructiva del sueño, etc. 

      PRE-TRATAMIENTO 

      El paciente debe acudir a una revisión estomacal días antes de la realización del tratamiento para detectar úlceras, heridas, gastritis, etc. que puedan dificultar la implantación del balón.Los 4 días anteriores al tratamiento deberá consumir medicamentos protectores del estómago en función de las recomendaciones de su médico, para prevenir problemas en el estómago durante y después de la colocación del balón. 

      Es necesario seguir una dieta los 3- 4 días anteriores a la implantación del balón para asegurar que el estómago está libre de residuos alimenticios en el momento de la colocación.

      TRATAMIENTO 

      En caso del balón gástrico endoscópico se aplica una sedación leve para realizar la endoscopia. Mediante esta técnica se introduce un globo de silicona deshinchado en el estómago y se rellena con suero. 

      En el del balón ingerible se introduce vacío en el estómago mediante la ingesta de una cápsula unida a un tubo para rellenarlo. Esta cápsula se ingiere sin anestesia y con ayuda de pequeños sorbos de agua y bajo control radiológico para comprobar su posición y correcto hinchado. Una vez en el estómago, se rellena de suero o nitrógeno medicinal. A continuación se desprende el tubo y se retira a través de la boca. 

      Este procedimiento dura una media de 20 min. Tras su colocación el paciente permanece un rato en observación y se va a casa. En 48h aproximadamente puede realizar vida normal (incorporación vida social y laboral) salvo por la dieta. 

      RETIRADA 

      Antes de la retirada el paciente debe mantener una dieta líquida un par de días para facilitar el procedimiento.  

      Se realiza una endoscopia, de 30 minutos aproximadamente, mediante la cual primero se extrae el líquido del balón y después es retirado deshinchado. 

      En el caso del balón ingerible, el paciente normalmente lo expulsa de manera natural, por las heces, debido a que gracias al material del balón este se deshace con el ácido estomacal. En caso de que esto no suceda, se le retira de manera endoscópica. 

      En caso de que pierda el peso deseado antes de lo esperado se retira el balón mediante el proceso endoscópico. 

      Un balón intragástrico  permite una pérdida de peso media entre 25 y 30kg. Depende del paciente y del nivel de obesidad o sobrepeso que presenta. A corto y medio plazo los resultados son satisfactorios gracias a la cooperación de paciente con los diferentes profesionales que le acompañan durante el tratamiento. 

      Los primeros días sentirá molestias que irán mejorando a medida que su cuerpo se adapte a la presencia del balón, ya que se trata de un “cuerpo extraño” e intenta expulsarlo. Estas desaparecen a los 3-4 días. 

      Resolvemos tus dudas

      Preguntas
      frecuentes

      En este caso se retira el balón gástrico mediante una endoscopia que dura aproximadamente 30 minutos, se extrae el líquido del balón y se retira la silicona. 

      Técnica médica indolora, implica una sedación leve para evitar molestias, que consiste en la introducción de una cámara o lente dentro de un tubo o endoscopio a través de un orificio natural, una incisión quirúrgica o una lesión para la visualización de un órgano hueco o cavidad corporal. 

      Los primeros días sentirá molestias que irán mejorando a medida que su cuerpo se adapte a la presencia del balón, ya que se trata de un “cuerpo extraño” e intentará expulsarlo. Los calambres, nauseas, vómitos o diarreas son normales y es muy importante que siga las instrucciones de su médico para paliar estos síntomas. También pueden aparecer algunas décimas de fiebre uno o dos días posteriores al tratamiento. Estos síntomas desaparecen a los 3-4 días. 

      La obstrucción del intestino a causa de la rotura del balón es muy excepcional. El balón ingerible, se hincha con nitrógeno medicinal, está preparado para eliminarse por heces, sin causar obstrucción. 

      Existen muy pocos casos en los que este tratamiento provoque intolerancia y deba ser retirado. 

      Como en otros procedimientos gástricos, existe el riesgo de que se produzcan lesiones en las paredes del tubo digestivo, ya sea por contacto directo con los instrumentos usados para la colocación del globo, por el mismo globo, o por el resultado del aumento de la producción de ácido por parte del estómago. 

      A partir de la 3 – 4 semana el paciente ya puede consumir alimentos sólidos. El arroz se considera un alimento de consistencia blanda que es de fácil digestión, por lo tanto es un alimento que se introduce en la dieta relativamente rápido. Antes de introducirlo en la dieta se aconseja mantener una dieta líquida que introduce progresivamente alimentos de mayor consistencia. 

      El tratamiento se enfoca a la reeducación nutricional y la modificación de hábitos. Con la ayuda del equipo multidisciplinar de BS Medical y el balón intragástrico se puede conseguir un éxito duradero que permita mejorar su salud y calidad de vida. 

      Se pueden colocar hasta tres balones sucesivos en el periodo de un año y medio. Está indicado para pacientes que padecen una obesidad grave (más de 300kg) como método para perder el peso necesario con tal de reducir los riesgos de la anestesia y someterse a una cirugía posterior. Una persona con obesidad puede ponerse hasta dos en el caso de no obtener los resultados deseados o necesitar una pérdida de peso mayor. Aun así en estos casos se recomienda colocar antes un balón intragástrico de un año. 

      También conocida como la “hormona del hambre”.  Se trata de una hormona sintetizada principalmente por el estómago y el páncreas y es la encargada de generar la sensación de hambre. Antes de las comidas aumenta y disminuye drásticamente tras ingerir alimentos, manteniendo sus niveles estables hasta 3 horas después. La leptina es la hormona opuesta a la grelina, que es la responsable de la sensación de saciedad tras las comidas. 

      La grelina no sólo estimula el apetito, sino que también favorece la acumulación de grasa visceral, situada en la zona abdominal y considerada como una de las más nocivas tal como se muestra en la  investigación elaborada por el Laboratorio de Investigación Metabólica de la Clínica Universidad de Navarra, que ha sido publicado en la revista científica International Journal of Obesity. 

      Es recomendable para lograr el éxito del tratamiento, pues la liberación de feromonas estimula la sensación de bienestar en el paciente y que no necesite de comida para lograr esa sensación. Además de iniciar la modificación de los hábitos diarios que ayudarán al paciente a no recuperar el peso perdido. 

      Sólo puede realizar ejercicios de bajo impacto con el seguimiento de un entrenador personal, Si acude a su propio gimnasio, los entrenadores personales de la clínica pueden ponerse en contacto con su entrenador habitual para seguir las recomendaciones y pautas básicas para no dañar el balón. 

      Los ejercicios deben ser progresivos. Comenzando por actividades de bajo impacto como caminar. Tras notar una mejora en el rendimiento físico los primeros días se comienza con ejercicios de una mayor intensidad muscular combinando ejercicios de tonificación con los de gasto calórico (cardiovascular). Un ejemplo seria combinar un entrenamiento leve de pesas con clases de zumba o spinning. O combinar clases de elíptica con clases de tonificación (GAP, Pilates, yoga, como ejemplo). Se debe priorizar el ejercicio cardiovascular para maximizar la pérdida de peso. 

      El objetivo es convertir el ejercicio físico en una rutina semanal. Es recomendable realizar sesiones de 45 minutos, cinco veces a la semana. Pero para mejorar los resultados físicos y obtener el peso deseado es suficiente realizar sesiones de 60 minutos tres veces a la semana. 

      Los primeros días se recomienda seguir una dieta líquida para facilitar la adaptación del balón dentro del estómago. 

      El primer día difícilmente podrá consumir más allá de sorbos de agua o zumos. En los 4 días posteriores se mantiene una dieta líquida que incluirá: zumos, leche, sopas, gelatina, yogur líquido, infusiones, polos. 

      Algunos alimentos a evitar durante la dieta líquida son: café, bebidas gaseosas, alimentos con grasa como por ejemplo chocolate, helados etc. 

      Cuando pasen a disminuir los vómitos, el paciente comienza a consumir progresivamente alimentos más sólidos. Durante los primeros 6-7 días, tras la fase liquida, se incorporan alimentos semilíquidos como yogur, puré y verduras acuosas. Se complementa esta primera fase con un suplemento alimenticio que le proporcionará su médico para garantizar el aporte energético y nutricional necesario. 

      Tras este periodo se comienza a introducir alimentos más pastosos como cremas, purés, puré de frutas o compotas. Por último, se retoma la ingesta normal de alimentos sólidos, primero de consistencia blanda, que deberá seguirse bajo las pautas de su médico o nutricionista con el fin de mantener una dieta equilibrada. Algunos alimentos de consistencia blanda son: verduras cocidas, carnes magras, pescado hervido, huevos, pasta y arroz. Su nutricionista irá incluyendo alimentos de mayor consistencia pero de manera saludable y siempre adaptándose a los gustos del paciente. 

      BS Medical dispone de  servicio de atención 24h para consultas sobre qué alimentos puede ingerir antes, durante y después del tratamiento.

      Los primeros días notará ciertas molestias defensivas ante el cuerpo extraño introducido. Posteriormente lo habitual es no percibir el balón. Al realizar actividades de elevado impacto como correr o saltar puede notar cierta molestia pero no es frecuente. 

      El estómago tiene la capacidad de dilatarse pero hasta cierto límite. Esta capacidad hace que la eficacia del balón sea mayor los 5 primeros meses. Esto permite observar a partir del sexto mes si el paciente está perdiendo peso a causa del balón o al cambio en sus hábitos diarios.

      Quizás te interese

      Tratamientos
      relacionados